Reparación de humedades en invierno

Uno de los mitos falsos más extendidos sobre las humedades es la creencia de que no se puede arreglar durante los meses de invierno.

Muchos clientes esperan hasta primavera, e incluso verano, para comenzar a reparar las humedades que afectan a su vivienda. Además de ser una práctica peligrosa para la salud y perjudicial para la estructura de la casa, es falsa.

Es verdad que hay que analizar cada caso de manera personalizada, pues no todas las estructuras afectadas (paredes, techo, ventanas, bajos, etc) son iguales ni requieren los mismos tratamientos para su erradicación. Además, teniendo en cuenta que las humedades hay que eliminarlas cuanto antes, esperar varios meses, sobre todo siendo los más húmedos del año, no es recomendable.

Durante este tiempo de espera tú y tu vivienda podéis estar afectados por:

Salud: convivir con humedades puede provocar o empeorar enfermedades respiratorias y reumáticas.
Estructura: la estructura de la vivienda se ve perjudicada por el crecimiento paulatino de las humedades no arregladas.
Gasto: los gastos, tanto en calefacción como en la propia reparación aumentan cuanto más tiempo se tarde en ponerle freno.

No esperes más y llámanos al teléfono gratuito 900 809 193 o déjanos tus datos y te llamamos nosotros.